Valoración del #30J: Sal del Twitter. Sal del Facebook. Toma la calle

Publicado en Informatica30j el 3 de julio de 2012

1. Las movilizaciones del 30J se han planteado como un comienzo. Se está tratando de cambiar la realidad de un sector diseñado para cortocircuitar desde un principio los mecanismos de presión colectiva de los trabajadores. Para que se empiece a concienciar un sector como el TIC y dar pasos para mejorar nuestras condiciones laborales, el trabajo sindical tiene que tener dos patas: la calle y la red.

2. El sindicalismo en el sector TIC se enfrenta a un problema fundamental: la dispersión. Los sindicatos históricamente han defendido que sea el mismo obrero el que realice la misma función en su centro de trabajo, y que si tiene que ser sustituído, lo sea por otro en las mismas condiciones laborales. En los grandes proyectos informáticos las y los trabajadores son constantemente intercambiados a través de un laberinto de subcontrataciones, para realizar las mismas tareas, pero a través de empresas con peores condiciones laborales. Todos y cada uno de los dogmas sindicales no se aplican en nuestro sector: los trabajadores de una empresa no comparten centro de trabajo (trabajan en el cliente), éste puede cambiar con regularidad (al cambiar el trabajador de proyecto) y el entorno del trabajador son compañeros de otras empresas, con otras condiciones y otros convenios. ¿Cómo se puede realizar una actividad sindical en estas condiciones tan heterogéneas? ¿Y por qué no ha habido una respuesta mayor este 30J?

3. Como se decía en el lúcido texto realizado al calor del 30J Sudoer Rise Up!, la informática es el primer gran sector nativo neoliberal, con trabajadores aislados y desmovilizados. Pero asistimos en este nuevo siglo a cambios en el sector TIC cualitativos (empiezan a aparecer secciones sindicales en cada vez más empresas) y cuantitativos (hay ya en la actualidad un número significativo de conflictos laborales). Un sindicalismo en red está siendo la respuesta a la fragmentación impuesta en el sector. El sindicalismo en el sector TIC no tiene capacidad para superar físicamente la barrera de la dispersión y la deslocalización (no se tiene acceso directo a los trabajadores), pero sí que la tiene para reinventar su actividad en (la) red. El trabajo sindical en redes sociales y otros espacios de socialización en internet durante el 30J ha sido un primer paso, visibilizando que un nuevo sindicalismo ha hecho su aparición. Un nuevo sindicalismo que ya se mueve dentro de la cadena de subcontrataciones, dentro de las guardias, entregas demenciales y horas extra sin remunerar, dentro de una realidad donde el sindicalismo clásico se ve como algo incomprensible, lejano e inaplicable.

4. Sólo unos cuantos cientos de personas salimos a la calle este 30J, cierto. Como dijimos al principio, el sector TIC tiene que estar en la calle y el la red, y ahí es donde internet juega una posición ambivalente. Y es que Internet es parte de la solución y parte del problema. Gracias a la red, la Coordinadora de Informática ha conseguido llegar este 30J a trabajadores a los que jamás habría contactado haciendo repartos y pegadas de carteles al uso. Ahora hay que conseguir que la gente haga algo más que “me gusta” en Facebook o hacer RT en Twitter. Internet desincentiva el compromiso político real, es decir, compromiso que supone el estar físicamente en las manifestaciones, en las jornadas de lucha y en las huelgas, y no viendo que se dice en Twitter a través de un SmartPhone. Probablemente por ese compromiso tan frágil que posibilta internet es por lo que nos hemos manifestado cientos y no miles de personas. Pero no puede contemplarse la vida sólo a través de la pantalla de un ordenador. La lucha en el sector TIC tampoco. Vamos a la calle.

5. Por último, hay que resaltar que internet no es sólo un flanco débil para el sindicalismo, también para el capitalismo. La subcontrata de Telefónica Avanzit Telecom está en huelga indefinida para luchar contra un terrible ERE. El mismo 30J la empresa Avanzit denunciaba en medios sabotajes que han dejado a miles de clientes sin teléfono y sin ADSL (como en el Vallès Oriental ). El lugares como Bigues i Riells y Palau-solità i Plegamans incluso tuvo que intervenir la policía porque los piquetes trataron de impedir la reparación de las cajas dañadas. Seamos conscientes de la fuerza y el poder que tenemos los trabajadores del sector informático y las nuevas tecnologías. Si paramos las máquinas, se para el mundo. Empecemos a trabajar para que todo el sector se plante de verdad en la próxima huelga general, y en todas las huelgas de sector o de empresa que planteemos.

Sal del Twitter. Sal del Facebook. Toma la calle.

Esta entrada fue publicada en Histórico Prensa / Medios / Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s